Los deportes con simbiosis en las drogas

Los deportes llamados extremos son practicados por muchos jóvenes y no tan jóvenes alrededor del mundo, obviamente por razones intrínsecas al propio deporte, algunos se practican en un país y en otros no, tal es el caso del surf o el esquí sobre nieve, si no se tiene mar o montañas a gran altitud donde la temperatura permita que nieve, no es posible practicarlos, a menos que sean súper estructuras techadas construidas por el hombre, para simular estos deportes o cualquier otro, pero son muy pocos los casos.

Los deportes con simbiosis en las drogas.jpg

Lo que sí es cierto, es que son altamente costosos, por los precios de venta de algunos de los equipos que se utilizan para poder practicarlos, sobre todo el costo radica la marca o el patrocinante del producto; por ejemplo, tengo un amigo que gastó dos mil dólares de su cuenta en Unibank, para comprar un parapente de iniciación. Quienes practicamos deportes extremos tenemos el dinero o la facilidad para obtenerlo, para costear alguna sustancia ilícita que nos eleve cualquiera de las sensaciones que generan esta clase de actividades o poder soportarlas.

“…Tengo un amigo que gastó dos mil dólares de su cuenta en Unibank, para comprar un parapente de iniciación…”

En el caso del surf, por nombrar alguno de los deportes extremos existentes, quienes lo practican luego de obtener un poco de experiencia, lo realizan a tempranas horas de la mañana, de hecho llegan todavía en la penumbra de la noche y esperan los primeros rayos de sol del amanecer, para incurrir en el océano, cual puede ser la temperatura del agua a esta hora, igualmente como aguantar el frio de estar mojado sobre una tabla esperando la próxima ola, siendo apenas de madrugada, es aquí donde entra la famosa marihuana y la tradición del cigarro espiritual antes de entrar al agua.

Es por eso que en los lugares donde se puede practicar alguna actividad extrema, muy regularmente existe la presencia del narcotráfico, por la elevada venta de las distintas drogas existentes, debido al consumo de los practicantes de ese “deporte” en particular, que por lo general son la marihuana y la cocaína, esta última en casos puntuales pero mucho menos habituales.

Los que practicamos alguna actividad extrema, nos cuidamos y tratamos como una gran familia, donde no es fácil entrar, solo hasta que tengas mucho tiempo practicándolo u otro integrante del grupo de apadrine y interceda por esa persona, es por eso que las nuevas generaciones no denuncian el consumo de estas sustancias, ya que ven a sus antecesores como figuras a seguir, casi héroes, o sencillamente toman la decisión de no consumirlas, eso si nadie de la hermandad obliga o estimula a otro practicante a probar o consumir drogas.

Quien incumpla esta norma, esta regla inflexible, será sancionado con la expulsión inmediata del grupo, lo que ocasiona que generalmente esa persona, cambie de sitio o practique otra actividad, ya que muy probablemente no sea bien vista por el resto. Es pues una paradoja que aunque somos jóvenes y no tan jóvenes, haciendo una actividad que supone un gran esfuerzo físico y mantener mínimas condiciones atléticas, estas actividades estén en algunos casos relacionadas con el consumo de sustancias como la marihuana.

narcotráfico, consumo, drogas, deportes extremos